viernes, 2 de diciembre de 2016

LA CAPACIDAD DE CARGA EN LANZAROTE

Faltan pocas semanas para que acabe el 2016, un año de récords para el turismo en la isla. Debido a muchos factores, y sobretodo a la situación política internacional, Lanzarote se ha convertido en los últimos años, en uno de los destinos elegidos como válida opción alternativa a países como Egipto o Turquía.

El creciente número de visitantes a la isla pone en el centro de debate el problema de la capacidad de carga, es decir el tamaño máximo de población que un determinado territorio puede soportar. La población de Lanzarote en 2015 ha sido de 143.209 habitantes en una superficie de 845.94 Km2, Según los datos actualizados al mes de Octubre 2016, los turistas que han visitado la isla de Lanzarote han sido 2,4 millones. Con estos datos, entonces, se entiende como las autoridades locales empiecen realmente a preocuparse de la capacidad de carga de un territorio muy frágil desde el punto de vista de su territorio y sus ecosistemas.

La isla de La Graciosa, y todo el Archipiélago Chinijo, es el primer objetivo de todos los estudios relativos a la capacidad de carga. En estos islotes se aprecia mejor la fragilidad del territorio, pero aún así hay ciertos sectores de nuestras instituciones que intentan buscar "soluciones" (o problemas, desde mi punto de vista) para la re-activación de la actividad turística de estas zonas. 
Según mi opinión, el islote de La Alegranza no debería convertirse en un centro de visita, para que no pase lo que está pasando a la isla de Los Lobos. Desde el punto de vista geo-morfológico, las dos islas tienen muchos puntos en común. Sin embargo, desde ya unas décadas se organizan visitas diarias a Los Lobos sin concienciar a los visitantes de la fragilidad de este territorio. En los últimos años, coincidiendo con el creciente número de turistas  que visitan tanto la isla de Lanzarote como la de Fuerteventura, han llevado a la multiplicación de las excursiones organizadas para visitar este territorio considerado salvaje. El paso del hombre está poco a poco dañando el territorio de la isla de Los Lobos poniendo en serio peligro la sostenibilidad del territorio y sus peculiaridades geo-morfológicas. No entiendo, por lo tanto, como nuestras instituciones, puedan permitir que esto pase también con La Alegranza.

Existen ya medidas que intentan preservar el territorio y organizan visitas y excursiones con un número límitado de turistas, como es el caso del Parque del Timanfaya o de La Cueva de Los Verdes. Aquí las visitas se organizan por grupos pequeños de turistas; sin embargo, si reflexionamos un poco más vemos que estas medidas no son del todo efectivas. No es lo mismo organizar visitas en grupos por 100 turistas, que por 1000 turistas. Habrá siempre grupos pequeños de visitantes, pero más visitas, ya que habrá más grupos que visiten estos lugares. Por lo tanto ésta no es la mejor solución. Es sin duda un primer paso para respectar y preservar la fragilidad del territorio; pero el paso más importante es la concienciación, algo que está estrictamente relacionado con el problema de la sostenibilidad y del respeto de los recursos humanos del que hablamos en otros artículos de este blog.

Monumento al Campesino
Es muy importante conocer para poder respetar; todos los principales actores del turismo en la isla debemos concienciar a quienes nos visitan sobre la escasez de los recursos naturales, la fragilidad del territorio y la unicidad del paisaje. Todos tenemos la obligatoriedad moral de seguir transmitiendo el mensaje de sostenibilidad y respeto del medioambiente que Cesar Manrique siempre intentó (con mucho éxito) transmitir a través de sus principales obras arquitectónicas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario